Cómo evitar que la cosechadora se prenda fuego

Todos los años nos seguimos sorprendiendo sobre la cantidad de cosechadoras que se queman o tienen principio de incendio durante la cosecha. Cerca de 20 máquinas se queman totalmente por año en el país. Los daños no solamente terminan con la cosechadora quemada, sino que por lo general se pierde la campaña de cosecha dado que el seguro se cobra después de los 60 días de ocurrido el siniestro. A su vez, los daños se extienden al cultivo, el rastrojo, al potencial de rendimiento del suelo en las próximas campañas y a la infraestructura del campo.
Los factores más comunes de incendios de cosechadoras son la falta de mantenimiento de limpieza en la zona del motor o zonas de poleas que poseen mayor fricción y el otro factor que es determinante es el clima (altas temperaturas y días secos son más propensos). La granza, paja o borba en las condiciones mencionadas tienen más posibilidades de prenderse fuego durante la cosecha de soja y trigo sobre todo.

Más del 70% de los incendios comienzan en el motor, en menor cantidad se inician en cojinetes y o poleas, instalaciones eléctricas y accesorios. Normalmente el foco comienza por recalentamiento en la zona cercana al motor comúnmente en las máquinas más antiguas, dado que las últimas versiones de cosechadoras vienen con diferentes sistemas y/o materiales de protección.

Hay puntos que no se toman en cuenta como son la tensión de las correas, que cuando no están correctamente tensionadas patinan más y hay mayor fricción, lo que produce más calor. Por ende, la borba que se encuentra acumulada en las poleas cuando se produce el exceso de temperatura puede prenderse fuego y extenderse al resto de la cosechadora incendiándose.
La pregunta entonces es: ¿cómo prevenir que se incendien?

La manera más simple de prevenir incendios en cosechadoras es la limpieza de la máquina diariamente y si las condiciones son muy propensas tratar de limpiarla dos veces al día no solo en la zona del motor, sino extenderla a todas las zonas de poleas de la cosechadora.

Evitar y solucionar toda pérdida de aceite y /o gasoil del motor.

Llevar extinguidores de incendio en la cosechadora y en los acoplados tolvas acordes a la necesidad y magnitud del riesgo de incendio y posibilidad de control. Tener en cuenta que los matafuegos dan poco tiempo para apagar los incendios y hay que ser precisos a la hora de dirigirlo al foco de fuego.

Tener los teléfonos de los Bomberos de la zona.

Equipar a los acoplados tolvas con un tanque de agua y con una bomba eléctrica dado que los operarios son los que más rápido puede acceder a apagar el fuego.

Lo ideal sería contar con un tanque de agua en la cabecera del lote para poder tener más posibilidades de control del fuego.

Tratar de llevar la maquina fuera del lote sobre todo cuando es un campo de trigo porque se prende muy rápido el cultivo o su rastrojo.

Algunas empresas desarrollaron el sistema de visión artificial para detectar focos de incendio de cosechadoras donde pueden detectar humo y fuego. A su vez, incorporan picos de agua que se accionan mediante el envío de la señal captada por los detectores de humo o fuego.

Seguramente la tecnología logrará identificar y controlar el foco de incendio para culminar con esta problemática, pero lo que nunca se deberá dejar de hacer es el mantenimiento y limpieza de las partes de la cosechadora.

Limpieza diaria en puntos clave

Motor

El 70% de los incendios comienzan en el motor. Se recomienda limpiarlo dos veces por día

Poleas

Es necesario que las correas estén bien tensionadas para que no patinen y tengan menor fricción

Combustible

Las pérdidas de aceites y combustibles con altas temperaturas y días secos son un cóctel explosivo

Andrés Méndez La Nación

Autor entrada: Eduardo Oyola

Vivo en la ciudad de Marcos Juárez y este es mi medio de comunicación además les cuento que trabajo sobre redes sociales para que sus empresas o negocios tengan visibilidad online. Si necesitan saber más y que trabajemos juntos, me pueden escribir a heoyola@hotmail.com Gracias !!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *